Alabama piensa en Playoffs - LSU en arruinarles el sabado

Miércoles, Noviembre 5, 2014

Por Emilio Leon
Futbol Colegial NCAA - LSU y Alabama

Prácticamente cada noviembre LSU y Alabama se preparan para verse las caras.

Listos para volver a jugar este sábado, como por vez primera sucediera en 1895, el enfrentamiento 79 entre ambas instituciones educativas marca como favorito al equipo del coach Nick Saban, cerebro de Crimson Tide, con quien ha conseguido tres títulos nacionales (2009, 2011 y 2012).

Ninguno, les aseguro, más dulce que el último, ya que partir del 9 de enero del año 2012, ya nada volvió a ser lo mismo, sobre todo para Louisiana State, conjunto con el cual Saban fuera campeón de los Estados Unidos en 2003, y que dejara tras la temporada 2004 para emigrar a la NFL con los Delfines de Miami.

Esa noche en el Superdome de Nueva Orleans, Louisiana se disputó entre Alabama y LSU el BCS Championship Game o Juego por el Título Nacional del futbol americano de la NCAA, con una humillante victoria de la Marea Púrpura sobre los locales Tigres.

Nunca antes en la historia del partido por el cetro del país, desde que se instituyó el BCS Championship, un equipo blanqueaba al otro (21-0), pero peor aún para LSU, no perdían un tazón en Nueva Orleans desde 1987, cuando cayeron en el Tazón del Azúcar, por 30-15 ante Nebraska.

A disputarse en el Grass of Tiger Stadium en Baton Rouge, el sembrado 4 de Associated Press, la Marea Púrpura aparece favorito por 6.5 puntos sobre el 15 de AP, pero LSU quiere sacar de los playoffs a su contricante de esta Semana 11, y si lo vence, seguramente lo logrará.

Desde la campaña 2008, los Tigres promedian en duelos directos en contra de éste, su próximo oponente, 14.7 puntos, mientras que permiten 22.5. Si bien en sólo en 2 de los anteriores 7 juegos de estos programas la Estatal de Louisiana le ha anotado 21 o más puntos a Alabama, pero sin rebasar los 24, con marca de 2-5, este año los Tigers tienen la defensa 4 de 314, promediando 15.9 puntos en contra y vienen de vencer al equipo 3 en los rankings nacionales, Ole Miss, esto hace dos semanas.

Su ofensiva carece de explosividad, dependen demasiado del juego terrestre con su tándem Leonard Fournette y Terrence Magee, un equipo que corre el 67 por ciento de las veces y que se sitúa como el 26 en este departamento, con 225.7 yardas por partido. Y es que cuando corren para 150 o más yardas este año, están 6-1, pero tomemos en cuenta lo siguiente, Alabama es la defensa 2 en puntos (14.0), la 3 en yardas toleradas en promedio (276.8), la 6 en yardas por jugada (4.3) y la 3 en yardas por acarreo (2.7) y sólo les han hecho dos touchdowns por la vía terrestre.

Del lado ofensivo Alabama es un equipo muy balanceado, con el ataque 24 por pase (290.3), el 30 por tierra (218.6) y 19 en puntos (36.5). Su mejor jugador y quizá uno de los 3 primeros jugadores en ser reclutados en el próximo Draft de la NFL, Amari Cooper, tiene 71 recepciones para mil 1132 yardas, números espectaculares, ya que tiene 49 por ciento pases atrapados en el equipo, 20 más que el 2º mejor ala abierta en la Conferencia del SEC y casi 350 yardas más que el que le sigue.

Nick Saban está 46-3 en Death Valley, donde se jugará este partido, y no se ve cómo, sobre todo ofensivamente, LSU pueda ganar este sábado. Vayan con las bajas de 45.5 puntos y tomen los 6.5 puntos que se le ofrecen a LSU. Si bien veo ganador y poniendo medio cuerpo en los playoffs a Alabama, ellos están 2-8 en contra del hándicap en sus 10 juegos previos, en tanto que LSU está 7-2 este año enfrentando o teniendo hándicap.

¿Sabías que puedes ganar dinero con tus pronósticos deportivos?

Es Gratis Abrir una Cuenta

Volver Arriba