Nueva Inglaterra es la dinastia improbable

Martes, Febrero 7, 2017

Por Emilio Leon
BETCRIS Apuestas FUTBOL AMERICANO FOTO NEW ENGLAND PATRIOTS

Son 36 campeonatos para la ciudad de Boston en su historia, podrán ser solamente cinco para los Nueva Inglaterra y, a su vez, quienes menos sumen por el estado de Massachusetts, pero estos cinco tienen un valor muy especial para la NFL, ya que cada uno se dio jugando en la era de la agencia libre, donde no son bienvenidas las dinastías.

Un total de 17 títulos para los Boston Celtics, estos la máxima dinastía en la NBA entre 1957 y 1976, ganando durante este periodo 13 Trofeos Larry O’Brien. Para los Boston Red Sox entre 1912 y 1918 obtendrían cuatro de siete posibles Series Mundiales, en tanto que los Boston Bruins, sin ser una dinastía, fueron monarcas en la NHL en 1929, 1939 y 1941, así como los vencedores de la Copa Stanley en 1970 y 1972. Su más reciente corona llegó en ’11.

Con 8:57 minutos por jugarse frente a Atlanta y el partido 28-12, las probabilidades matemáticas mostraban que Nueva Inglaterra tenía solo un 0.6 por ciento de posibilidades de ganar el título de la NFL. Incluso, los modelos analíticos de Wall Street Journal decían que a las 6:46 de la tarde y cuando el juego estaba 21-3, los Halcones estaban camino al Trofeo Vince Lombardi, con un 91.6 por ciento de chance de coronarse.

Bien, estos modelos o muestras nunca son perfectas, sino veamos lo que le pasó a Hillary Clinton. La cuenta de twitter de Huffington Post decía el 7 de noviembre pasado que Donald Trump solo tenía 1.9 por ciento de posibilidades de ser Presidente de los Estados Unidos.

Tom Brady montó para su equipo el más grande regreso en la historia del encuentro por el campeonato del futbol americano profesional. Desde 1991, la liga había visto un total de mil 61 partidos en los que hubo una diferencia de al menos 25 puntos. Bueno, de esos mil 61 juegos, solo cuatro equipos habían regresado para ganar, es decir, estaban 4-1057.

Tres ocasiones en un Súper Domingo un equipo regreso de 10 puntos de diferencia, por cierto, uno fue Nueva Inglaterra en la edición XLIX. Nunca antes se había ganado cuando se perdía por más de 10 pero aquí eran 25 puntos.

Dentro de las proposiciones que se cumplieron y que aparentemente eran más lógicas que ocurrieran estaban las de Brady como MVP y el over de 59 puntos. Sorpresas se presentaron, entre ellas ver a un pateador, en este caso a Stephen Gostkowski fallar un punto extra, el cual se pagaba en +250, en tener más de 13.5 puntos después del primer cuarto –cara a cara estaban la ofensiva uno en el primer cuarto que era Nueva Inglaterra, con 8.6 puntos promedio ante Atlanta, los número dos, con 8.3- pero los primeros 15 minutos se fueron en cero.

Insospechado resultó tener tiempo extra, algo nunca antes visto en un juego por el título de la NFL. La paga era de +894, así como el tener más de 3.5 capturas combinadas. Nueva Inglaterra solo permitió que 15 veces derribaran a Brady en el año, pues en este partido Grady Jarrett en solitario tuvo tres capturas y como equipo Atlanta sumó cinco. Nueva Inglaterra también tuvo cinco. Qué tal James White siendo el hombre con más touchdowns, una paga de +1200 y si hubiese sido el MVP habría dado +10 mil.

Brady, pese a una intercepción devuelta para anotación, misma que pagaba +400 y que a su vez fue la primera para él en 34 encuentros de postemporada, ganó el campeonato y el MVP por cuarta ocasión. Ahora son favoritos para ganar la edición XLII en Minnesota estando 8 a 1, mismo momio que Pittsburgh, así como Green Bay y Arizona en 10 a 1.

A los 40 años Brady regresará buscando ser campeón por sexta oportunidad, mientras que Bill Belichick querrá su séptimo título y su duodécima aparición en el partido más importante. ¿Podrá Nueva Inglaterra lograrlo? Para ello tendrán primero que lidiar con la agencia libre: LeGarrette Blount, Donta Hightower, Logan Ryan, Alan Branch, Martellus Bennett, entre otros.

Videos de apuestas deportivass

¿Sabías que puedes ganar dinero con tus pronósticos deportivos?

Es Gratis Abrir una Cuenta

Volver Arriba